jueves, 25 de mayo de 2017

TERMINA MAYO

      Termina mayo. Van concluyendo no pocas actividades (sociales, políticas, universitarias), tradiciones lugareñas, romerías de las fiestas de Pascua... y, aunque dice el refrán: "hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo",  tenemos ya el calor y la calor que nos obliga a beber un poco más para refrescar un poco.  Observar las estrellas y contemplar las fases de la Luna no va a ser suficiente. Conocerse a sí mismo y reconocerse o reconocer a los demás seguirá siendo una tarea virtuosa y útil para la convivencia y el "bien être".
          Estos días pasados sometí al grupo Senatus Trianae una reflexión sobre la necesaria conjunción entre el sentido de lo común que parece transmitir el libro Común. Ensayo sobre la revolución en el siglo XXI y el sentido democrático que teníamos los que vivimos en directo la Transición Española, pero que ya en 2008 el profesor Giovanni Sartori nos invitaba a retomar en su libro: La democracia en 30 Lecciones.
          En esa conjunción de lo que es Patrimonio  de toda persona y de toda comunidad y el sentido de lo que debe ser la Democracia es donde nos estamos debatiendo ahora, tras nubarrones y lluvias, pero ya apretando el calor y la exigencia de nuevas respuestas.   
          Desde que de joven leyera a Kant, fijándome especialmente en su opúsculo  La paz perpetua, me parece -y me lo ha parecido en repetidas ocasiones- que hay un sentido federal integrador y solidario, desde lo local a lo global pasando por lo regional (o europeo, si se quiere), que es lo que nos pone en el camino de la sabiduría política, pero que empieza por conocerse y reconocerse a sí mismo, y en conocer y reconocer a los demás. La "Teoría del Caos" y  el denominado "Conflicto de Civilizaciones" me parecen creaciones y constructos perversos de nuestra inteligencia incapaz de sincerarse consigo mismo y de descubrir lo que de más humano y solidario existe en las personas y las comunidades que habitamos el Planeta Tierra.  
      Considero, pues,  que nos enfrentamos a grandes retos de más y mejor democracia -no sólo formal sino real-, con la exigencia de respetar lo que es patrimonio y derechos inalienables comunes. Necesitamos de una Nueva Cultura, de un renovado sentido federal y confederal integrador y solidario que haga de la Comunidad Humana el sujeto por excelencia de la Historia.
          Es verdad que vivimos momentos de gran incertidumbre, pero el desarrollo ya no puede seguir siendo el desarrollo económico de los poderosos sino el desarrollo equitativo, de justicia, de libertad e igualdad (incluyendo activamente la promoción de la mujer en igualdad de derechos); y la paz, la paz -frente a la economía de la guerra, pero también la paz en la convivencia y el día a día-; la ciudadanía..., y el desarrollo de la necesaria participación activa, voluntaria, personal y colectiva tanto en lugar de origen como en lugar de estancia y quehacer diario o en el lugar de trabajo, lugar a veces lejano o inhóspito.
          Vivimos, en efecto, momentos críticos de incertidumbre pero empiezan a vislumbrarse signos positivos de una nueva realidad histórica que camina hacia una Nueva Humanidad.        



lunes, 1 de mayo de 2017

CON ESPRENZA DE MÁS VIDA

Quizás la noticia del día sea la conmemoración del 40 aniversario de las denominadas Mujeres (Madres y Abuelas) de la Plaza de Mayo. Por eso, tal vez, no puedo dejar de pensar ni en el dinamismo y tesón de mi hija y su familia (hispano alemana) ni en la realidad transcultural de mi nieta, nacida precisamente el 1 de mayo, hace ahora tres años, en el seno de la familia creada por mi hijo, gracias a su matrimonio con mujer negroafricana. Esas diversas realidades no son sino potencialidades de la vida, son esperanza de más y más vida humana.

Desde mediados de abril de este año 2017 me faltaba motivación para transmitir esperanza de futuro y esperanza de más y mejor vida. La violencia estructural del Medio Oriente, las llamadas humanitarias -un tanto desesperadas- del Papa Francisco, la economía internacional de las guerras, los ensayos nucleares y el despliegue militar de Corea del Norte; las manifestaciones y las movidas del presidente Trump de los EEUU -ansioso de ganar guerras y lograr beneficios económicos efectivos-; la fractura civil venezolana; la debilidad de la UE y su sentido de fortaleza respecto a los movimientos migratorios del Este y del Sur; el proceso del denominado "Brexit", y hasta la debacle o muerte anunciada del Partido Socialista francés, o la persistente corrupción sistémica que pudre o deteriora la democracia española, todo ello hace que vivamos el sentir una sociedad pesimista, en la que parece predominar lo negativo y la precariedad vital concreta y la inestabilidad global en detrimento de la esperanza.
De hecho, el sociólogo Zygmunt Bauman, fallecido en enero, ya nos había transmitido en Retrotopía y en El gran retroceso, la tendencia a idealizar el pasado y el miedo a la realidad presente y futura -desde la falta de esperanza, la precariedad y la vulnerabilidad-.

La sociedad se ha vuelto conflictiva, más compleja quizás, menos abierta a más y mejor vida, a pesar de su gran dinamismo real.
Parece que el psiquiatra y escritor Enrique Rojas que una sociedad así, tal como la describimos en la actualidad, está pidiendo que se adopten medidas coherentes que lleven a una mejora del bienestar frente a la sensación de malestar y precariedad. Individualmente aconseja tener un programa personal que sea capaz de conjugar amor y trabajo, cultura y amistad compartida, con el fin de lograr una relativa felicidad y un cierto grado de bienestar. Ese es, en realidad, el gran reto por el que lucha sin duda mi hija con su familia y sus dos hijos. Ese es el gran reto al que se enfrenta cualquier pareja conocida con descendencia, hijos e hijas.
¿A qué retos se enfrentarán nuestros nietas y nietos? ¿Es suficiente analizar el desarrollo humano con los índices al uso? ¿A qué retos enfrentarse en salud, educación, trabajo, y hábitat, al menos?









Ver fuente wikipedia







https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/d4/IDH_2016.png/450px-IDH_2016.png


Mapa mundial que muestra el índice de desarrollo humano
 basado en el Informe sobre Desarrollo Humano 2016
(elaborado con datos de 2015 según el Programa de las
Naciones Unidas para el Desarrollo.

Nuestros descendientes se enfrentarán a los retos de la Comunidad Humana: a la cohesión social, a la necesidad de una economía solidaria, a la ciudad en el campo y al campo en la ciudad... y a la exigencia  del Medio Ambiente y de no destruir el Planeta Tierra. En definitiva, tendrán que enfrentarse a los retos de actuaciones públicas coherentes de solidaridad internacional, e, individualmente o familiarmente, a los retos del amor y el trabajo, la cultura, la transculturalidad y la amistad efectiva entre las personas.

Conociendo las potencialidades reales de personas concretas no puedo ser pesimista, tampoco ingenuamente optimista, pero sí puedo tener esperanza, por constatar hoy, día 1 de mayo, grandes potencialidades de vida, esperanza efectiva de más y mejor vida.




sábado, 8 de abril de 2017

LEVANTEMOS VOCES HUMANAS CONTRA LOS PODERES Y LA ECONOMÍA DE LA GUERRA

Ante cuanto está ocurriendo en el panorama mundial no podemos sino gritar ¡BASTA YA! Nuestra obligación, nuestro imperativo moral, es levantar la voz y unirla a todas las voces humanas con sentido de lo común: LA VIDA.


Federico Mayor Zaragoza, lo ha expresado una y mil veces y lo vuelve a manifestar ahora del modo siguiente: "A cualquier niño en medio de cualquier guerra…
Posted: 07 Apr 2017 12:15 PM PDT
Han pasado 33 años desde que lo escribí, el 25 de febrero de 1984. Entonces era para los niños de Beirut... Hoy se adapta a la tragedia que viven muchos niños y niñas en Siria (y en tantos lugares más...). Lamentablemente, no ha cambiado nada.... 

"Tus ojos de niño 
ya han visto 
el horror de la guerra, 
 de la violencia, 
del hambre... 

Tus ojos han visto 
la herida 
y la sangre, 
el odio, 
y la inclemencia. 

Tus ojos de niño 
no han visto sino desamor 
y fogonazos de ira... 

Vive, niño de Beirut, 
 para que un día, 
contemples la grandeza 
de la luz que anida 
debajo de la piel 
humana"

Y seguimos de espectadores impasibles, "distraídos", indiferentes, silenciosos... ¡Delito de silencio...! ¿Hasta cuándo? "

El malestar cultural y humano frente a la barbarie de los señores de la guerra y sus intereses es tan grande que dejaría de ser yo mismo y dejaría de ser persona humana sino me uniera al grito y a las voces humanas que se manifiesten públicamente como lo hace el propio Federico Mayor Zaragoza.

LEVANTEMOS TODAS LAS VOCES HUMANAS CONTRA LOS PODERES Y LA ECONOMÍA DE LA GUERRA. ¡BASTA YA!


lunes, 27 de marzo de 2017

NECESIDAD DE UN NUEVO PACTO SOCIAL. EN TORNO A LAS PAUTAS POLÍTICAS DE PATXI LÓPEZ


EL 15 DE MARZO sometí al grupo de Senatus Trianae  lo que a continuación transcribo y que fue considerado como aportación colectiva por el conjunto, publicándose el día 25/03/17
(Ver (https://senatustrianae.wordpress.com/):

"En un Manifiesto de Derechos y Deberes, desde una perspectiva de Socialismo en Libertad, podríamos convenir, en España, seis puntos clave:
1) Actuar siempre, y en todo momento, mediante un comportamiento justo y equitativo –contrario a todo tipo de corrupción personal, colectiva o sistémica-; 2) defensa efectiva de derechos básicos y de realización personal, ya sean individuales y sociales, sindicales o políticos; 3) garantizar constitucionalmente derechos económicos para lograr una vida digna de la colectividad, así como los derechos sociales de Salud y Educación, Trabajo y Hábitat, Servicios Sociales, Igualdad de trato, e igualdad ante la Ley y la Justicia; 4) defensa ética y política de los derechos emergentes: protección del Medio Ambiente Natural, interculturalidad humana, dignidad de toda persona, y equidad más allá de la Justicia legal; 5) Sentido federal y confederal de integración e inclusión, solidaridad y cohesión económica, social y territorial en España y Europa; 6) reforma de los estatutos socialistas y socialdemócratas, y reformas constitucionales conforme a las exigencias del momento histórico. 

Supuestos estos puntos previos, que podría suscribir una mayoría social, Patxi López, marca unas pautas para los próximos debates, de lo que podríamos entresacar lo siguiente: 

El quid del socialismo en estos momentos históricos del siglo XXI es un Pacto Social renovado que dé lugar a una sociedad más justa. El viejo contrato entre socialdemócratas y democristianos suscrito en la posguerra mundial proporcionó el periodo de mayor avance social y democrático de la historia europea. Pero ese contrato comenzó a cuestionarse por la ofensiva neoliberal de los años 80, tras la caída del Muro de Berlín, se fue debilitando en un contexto de aceleración de la globalización económica, y se ha quebrado definitivamente tras la crisis del 2008 y la consolidación del capitalismo sin reglas. 

En nuestro contexto, el nuevo Pacto Social para una sociedad justa ha de contener desarrollos programáticos relativos a los siguientes aspectos: 

El proyecto europeo y la globalización justa

La economía al servicio del empleo digno y el bienestar social

La educación como eje vertebrador de una sociedad justa

Los servicios públicos del Estado de Bienestar

La fiscalidad suficiente y justa

La preservación del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático

La articulación de identidades territoriales en un Estado plural

De la igualdad legal a la igualdad real entre hombres y mujeres

La democracia de calidad y los derechos de ciudadanía

La lucha contra la corrupción
Las consecuencias de la crisis económica de 2008 han precipitado un cuestionamiento muy general del sistema. Se produce una crisis de eficacia, que afecta al propio pacto de ciudadanía: si el sistema no proporciona soluciones en el presente ni seguridades en el futuro, el sistema es cuestionable. Hay también una crisis de dimensión, … de carácter supraestatal o global (desde el dumping empresarial a la elusión fiscal, pasando por el cambio climático, las migraciones o el terrorismo). 
En España se suma una crisis de legitimidad en buena parte de la representación democrática, a cuenta de la sucesión de escándalos por corrupción política. Se da también una crisis de participación, por cuanto los actores llamados a encauzar las demandas de participación política no aciertan a abrir y actualizar suficientemente sus organizaciones. 

Hay, además, una crisis evidente de los valores clásicos de la política como acción orientada al Bien Común. La política inspira poca confianza y no emociona. El socialismo ha de defender la política democrática, como herramienta destinada a organizar el espacio público compartido conforme a la voluntad, la participación, los valores y los intereses de las mayorías. Y ha de defender una política transformadora eficaz y realista.  

El socialismo constituye un proyecto político autónomo, tanto en su formulación como en su gestión. No obstante, el socialismo siempre ha estado abierto a las alianzas que contribuyan a alcanzar metas comunes desde principios y formas democráticas compatibles.  

La alianza prioritaria para el socialismo español es la alianza imprescindible con los demás partidos socialistas europeos, para definir y materializar un proyecto transformador con dimensión continental. La alianza necesaria para los socialistas es la alianza con la sociedad articulada mediante propósitos y estrategias coincidentes con los propios. Y son alianzas interesantes para la socialdemocracia aquellas que pueden llevarse a cabo tras el voto de la ciudadanía, bien para contribuir a la conformación de gobiernos viables o bien para impulsar tareas eficaces de oposición.  

El socialismo renovado mantiene como fundamentos las ideas de justicia, igualdad, libertad y democracia. Y sus grandes adversarios ideológicos son: el neo-liberalismo, que sacrifica la justicia por el mercado libre; el neo-nacionalismo, que desprecia la igualdad por la preeminencia nacional; el neo-populismo, que ignora la libertad por la búsqueda del poder; y el neo-autoritarismo, que quiebra la democracia por el ejercicio de la autarquía. 

La sociedad española tiene una gran deuda pendiente con sus jóvenes, en su gran mayoría rehenes hoy de las políticas neoliberales del PP que les impiden desarrollar su proyecto vital y que les expulsa al exilio económico. Los jóvenes españoles están más que cansados de las referencias al futuro, y quieren oportunidades para desarrollar su vida con dignidad aquí y ahora. 

Pero hoy sólo se puede hacer socialdemocracia exigente y realmente eficaz a escala global, primero en Europa, después en el mundo. Sólo en la escala global podemos hacer política para someter la economía a las reglas que atajen la desigualdad, la pobreza y la explotación. Pasar del Estado-Nación del Bienestar al Estado Global del Bienestar. Primero en Europa. Después en el mundo. Esta es la nueva utopía socialista. Por eso necesitamos un auténtico Partido Socialista Europeo, reforzado y creíble, del que el PSOE aspira a ser parte fundamental y entusiasta. 

Las grandes migraciones son una realidad cotidiana hoy en el mundo y lo serán en mayor medida en el futuro. España constituye la frontera sur de Europa, la frontera europea más directa con África. Esta frontera presenta los mayores desequilibrios de planeta en términos de renta y bienestar social. La presión migratoria sobre Europa es y será tremenda por estas razones económicas y sociales, y también a causa de la persistencia de conflictos bélicos y casos de persecución política y religiosa que se dan y se darán, por desgracia, en las cercanías de nuestro continente. 

Europa debe dar una respuesta generosa y eficaz a este desafío. No cabe la ingenuidad de las puertas completamente abiertas, pero las políticas desarrolladas por las instituciones europeas y algunos Estados durante los últimos años han sonrojado hasta el tuétano a quienes siempre presumimos de la superioridad moral de Europa. Hay que regular la entrada y la integración de los migrantes económicos, porque los necesitamos y los vamos a necesitar más, a juzgar por la evolución demográfica descrita. Y Europa no puede traicionar su esencia y su identidad con relación al deber de asilo y refugio. Somos la cuna y el faro de los valores de la igualdad, la libertad y la fraternidad, y tenemos que demostrarlo con una política valiente y solidaria en este ámbito. 

Tenemos que recuperar la Formación ideológica, política y técnica al máximo nivel, para mejorar las capacidades de todos los responsables orgánicos y de la propia militancia.

La igualdad radical entre hombres y mujeres debe seguir siendo una guía indiscutible a todos los efectos en nuestra organización. Hemos avanzado mucho, pero aún queda mucho por hacer a fin de alcanzar el 50% de militancia femenina. Necesitamos elaborar e implementar un Plan Estratégico por la Igualdad en el PSOE.  

Las relaciones de la dirección del Partido con las Juventudes Socialistas de España deben mejorarse y reforzarse, con programas conjuntos de actuación, con reuniones formales calendarizadas, con órganos conjuntos de seguimiento y evaluación, con participación juvenil en todos los órganos formales e informales del Partido. Un objetivo prioritario en esta relación debe ser el de aumentar la afiliación joven al PSOE.

 

Concluyamos: la unidad de acción nacerá del debate libre, abierto e integrador, y de la convicción interna en pro de un compromiso transformador.  Parece que esa es una pauta válida para el debate de propuestas concretas que unan un discurso claro y conciso con la práctica política real y eficaz."
HASTA AHORA, estamos más condicionados por movilizaciones y escenificaciones que por debates sobre propuestas, que pueden ser similares y/o complementarias, en el seno del PSOE, en España. Pero que tienen su proyección europea y mundial. Conviene, pues, desde el reconocimiento y el respeto mutuo, entrar a debatir tratando de construir sobre tierra firme y no simplemente diseñando o escribiendo sobre arena... Pues ya Miguel Hernández decía aquello de:
"Con tres heridas yo:/ la de la vida,/ la de la muerte,/ la del amor.// Escribí en el arenal/los tres nombres de la vida:/ vida, muerte, amor./ Una ráfaga de mar,/ tantas claras veces ida,/vino y nos borró."
¿Cómo evitar ese riesgo?.... Construyendo sobre piedra y tierra firme: unidad compacta, conjugando libertad, igualdad y solidaridad social.

lunes, 27 de febrero de 2017

LA JUSTICIA Y LA CONSTITUCIÓN


La Justicia implica virtud, fuerza, espíritu,  inteligencia y voluntad de hacer el bien, de hacer lo que se considera justo, obrar conforme a derecho, conforme a un código ético y jurídico por el que se da a cada cual lo suyo, lo que corresponde...
No es nada fácil, a veces, la concreción de la Justicia. Por eso, precisamente, en la gestión de la Res Publica, es importantísima la separación de Poderes y la no interferencia, en democracia, entre el poder ejecutivo, el poder legislativo, y el poder judicial.
De hecho, ya en la Roma clásica, la  Iustitia, «La justicia es la constante y perpetua voluntad de dar (conceder) a cada uno su derecho». Los preceptos o mandatos del Derecho eran y siguen siendo los siguientes: «vivir honestamente, no hacer daño a nadie y dar a cada uno lo que le corresponde».
La evolución contractual, de "consenso", de Transición en España, al pasar de la Dictadura a la Democracia, nos llevó a la voluntad de "garantizar la convivencia... dentro de la Constitución y de las Leyes conforme a un orden económico y social justo." (ver el Preámbulo).
Todo esto supuesto, en estos momentos de incertidumbre y de excesivos casos de corrupción, en ningún caso se puede bajar la guardia sobre legalidad e imparcialidad en un Estado Social y Democrático de Derecho.
Conviene, pues, recordar el Título VI de la Constitución Española: Del  Poder Judicial; especialmente, el art. 117 sobre la exigencia de Magistrados, independientes, inamovibles, responsables y sometidos únicamente al imperio de la Ley; así como el art. 124 sobre el Ministerio Fiscal y la defensa de la legalidad, el principio de imparcialidad y la sujeción a la Ley; o el art. 127, sobre incompatibilidades y garantías para asegurar la total independencia de Jueces y Magistrados así como Fiscales.



http://3.bp.blogspot.com/-ePb-Aduh6jI/T4cvcPUrE5I/AAAAAAAAJKU/RK7x4iuDXIk/s640/TribunalSupremo_28.JPG

Cristaleria del Palacio del Tribunal Supremo de Justicia


Las supuestas interferencias y presiones respecto del Poder Judicial son simplemente "nefastas", no justas, contrarias al sentido recto del Derecho, que debe conjugar libertad e igualdad en la Justicia, pero que debe ser referente de rectitud.